martes, 26 de agosto de 2014

SERIES DE TELEVISIÓN: 'BREAKING BAD'.

          
'BREAKING BAD',
LA SERIE PERFECTA 



 
MARIAN PIDAL




 
 
       La serie 'Breaking Bad' se despide de su legión de admiradores por la puerta grande, acaparando seis premios Emmy en la gala de este año. Ala altura de 'Los Soprano' y 'The Wire', hay quien opina que las supera, es un drama televisivo con acción, humor negro y suspense. Una mezcla perfecta que sorprende con situaciones aparentemente insostenibles llevadas al límite.
 
     En 'Breaking Bad' todo puede suceder. Literalmente. Vince Gilligan, su productor y creador, estará encantado de disipar cualquier duda. 
 
 

'Yo soy el peligro'
 
     En Albuquerque, el profesor de química Walter White -interpretado por Bryan Cranston- trabaja como docente y consigue un sobresueldo en un lavadero de coches. Estas actividades no concuerdan con el plácido futuro que su privilegiado cerebro había previsto. Todo apuntaba a que sería un prestigioso investigador. Su familia está compuesta por su embarazada esposa Skyler -Anna Gun- , y su hijo Walter Junior -RJ Mitte- aquejado de parálisis cerebral.

 
 
 
 
       La existencia de los White discurre marcada por una monotonía que solo la familia política de Walter consigue animar. Su cuñado Hank Schrader -Dean Norris-, es agente de la DEA y está casado con Mary -Betsy Brandt-, la hermana cleptómana de Skyler.
 



      A Walter le diagnostican una grave enfermedad que le deja pocas esperanzas de vida. El impacto de la noticia le obliga a buscar la forma de asegurar el futuro económico de los suyos.
 
   Mientras accidentalmente acompaña a su cuñado en una redada, se reencuentra con uno de sus antiguos alumnos: Jesse Pinkman -Aaron Paul-. Profesor y alumno, en un giro inverosímil y magistral del guión, se unen para ‘cocinar’ y vender metanfetamina. El negocio prospera, paradójicamente, a la sombra de Hank, un policía famoso por ser implacable con todo lo que concierne al tráfico de drogas.

 
   Las vidas de Walter y Jesse se enredan de tal forma que de ser dos seres anónimos e inofensivos se transforman en productores de meta al por mayor, con todos los peligros que ello conlleva. Descubren que son capaces de mentir, robar, secuestrar, torturar y matar. Y, aunque se dejen llevar por reproches, suspicacias, venganzas y odios, han creado un lazo más fuerte que el miedo a la muerte: la lealtad.
 
  Aquí dejo el argumento. Os aseguro que sus cinco temporadas, de 2008 a 2013, merecen un visionado que no os defraudará. Imposible.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario