sábado, 27 de diciembre de 2014

YO MISMA: 'EVA LA YERBABUENA': CRÍTICA MUSICAL.

Siempre Eva




MARIAN PIDAL






Yerbabuena: Tradición y jondura


FESTIVAL DE DANZA DE OVIEDO

Intérprete: Ballet Flamenco Eva Yerbabuena.
Programa: ‘Eva’.
Lugar: Teatro Campoamor, Oviedo.
 
 
   La compañía de Eva Garrido ‘Yerbabuena’ triunfó el martes en  el Festival de Danza de Oviedo con el ballet ‘Eva’, un homenaje al flamenco eterno, abonado al éxito desde su estreno en 1998.
 
   ‘Eva’ se presenta como un espectáculo de tablao, de frente al público. Al fondo del escenario vacío, en la oscuridad iluminada tenuemente por sencillos juegos de luces, se sitúan los músicos. Ante ellos evoluciona el cuerpo de baile, disciplinado, geométrico y estatuario; marca de la casa.
 
     Yerbabuena aparece sentada junto a un gramófono del que se escapan melodías que proponen el argumento a desarrollar: un recorrido por los palos más genuinamente bailables. Tradición. La bailaora se levanta y compone figuras de cartel; impresiona instantáneas fotográficas. Enrique Soto, Pepe de Pura y Rafael de Utrera, siempre eficaces en el cante de atrás, inician una ronda de tonás que cuentan historias de fragua y presidio.
 
    Llegan los aires festeros con las bulerías ‘Rarapata’. Baile antiguo, de poder, a cargo de Luis Miguel González, Eduardo Guerrero y Juan Manuel Zurano para dar paso a La Yerbabuena introspectiva de la granaína ‘Torre de la Vela’. Sobria, reflexiva, trazando equilibrios imposibles, jugando con la cola de la bata en unos pocos centímetros, se desborda en un palo de compás libre que se anima con ráfagas de rondeña y fandango de Granada. Duende.
 
   Mercedes de Córdoba y Sonia Poveda acompañan a los bailaores en una seguirilla ligera, ‘De la Cava’, concebida para el lucimiento del taconeo imperioso. La flauta de Ignacio Vidaechea deja escapar melodías de ‘nuevos flamencos’. De negro riguroso, solemne como Carmen Amaya, Eva se agita por soleares de Triana en la escena ‘Del puente’. Manuel López -cajón y djembé- y Paco Jarana y Manuel de la Luz -guitarras- la jalean y conducen hasta una bulería que se serena cuando la bailarina lidia un toro imaginario con los vuelos del vestido, como una gitana vieja. Jondura.
 
   La compañía se despide con ‘Tiempo al tiempo’ y los tangos extremeños ‘Chirrín-Malacatín’. Eva Yerbabuena cierra el espectáculo como lo abrió: sola, sentada junto al gramófono. Cumbre.
 
 
Artículo publicado por Marian Pidal en el periódico 'El Comercio', de Gijón, España, el 30 de marzo de 2006.
 
EVA GARRIDO,
'EVA LA YERBABUENA',
Frankfurt, Alemania, 1970. Bailaora y coreógrafa.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario