viernes, 11 de julio de 2014

DANZAS IMPOSIBLES: ANTONIO 'EL BAILARÍN' INTERPRETA UN MARTINETE



ANTONIO RUIZ SOLER,
TODO DUENDE Y HONDURA 

MARIAN PIDAL


 
 
video
Antonio bailando un martinete en 1952




 
 
 
'ANTONIO',
ANTONIO RUIZ SOLER,
4-XI-1921, Sevilla, España/5-II-1996, Madrid, España. Bailarín y coreógrafo.

BIOGRAFÍAS: ALBERTO SORDI.








ALBERTONE, REY DE ROMA


 
MARIAN PIDAL
 
 
       Fotograma de 'Un americano en Roma'
 
   Hace diez años, un veinticinco de febrero, Italia lloraba la muerte de uno de sus hijos más queridos: Alberto Sordi. El genio de la comedia italiana fallecía en su magnífica villa romana, a un paso de las termas de Caracalla. Por fuera, un palacete de líneas rotundas rodeado de un jardín modesto; por dentro, el ‘horror vacui’ acecha en cada estancia llena de muebles, cuadros, fotografías, premios y recuerdos de familia. A semejanza del propio Alberto, fue el refugio perfecto, complejo y acogedor.
 
   El 15 de junio de 1920, en el genuino Trastevere, nace Alberto, el cuarto hijo del músico Pietro Sordi y Maria Righetti, maestra. Posee talento musical y no tarda en formar parte del Coro de la Capilla Sixtina además de revelarse como un bailarín prometedor. Triunfa en la radio gracias al deje romano que siempre le caracterizó. Dobla para el cine a destacados actores como Oliver Hardy, Anthony Quinn y Robert Mitchum.
   A Sordi le gusta la revista y le apasiona el teatro. Durante la posguerra se enrola en el cine italiano y en los cincuenta encadena interpretaciones colosales, redondas, inimaginables en otro actor. Para Italia, ya no existe Alberto Sordi sino Albertone; el ciudadano en el que se reconocen millones de seres afanados en ocultar miserias y exagerar virtudes. Se ha dicho que Sordi representaba como nadie los vicios y defectos del italiano medio. Es cierto que abordó con una naturalidad pasmosa los perfiles de buscavidas y charlatán. Pero también plasmó con absoluta credibilidad la honradez, el sacrificio y el optimismo, cualidades que igualmente caracterizaban al italiano de a pie.

    Cinceló multitud de personajes y fue maestro, camarero, quiosquero, taxista, actor, periodista, soldado, médico, empresario, guardia de tráfico, frutero, guardaespaldas, gondolero, censor, industrial, jugador, cochero, abogado, aviador, fraile, etc. Y cuando tocó ser emperador, marqués o conde, no defraudó. Siempre asumió los papeles con inteligencia y sutileza aportando tics desternillantes; sonrisas eternas; caídas de ojos enternecedoras y brincos rocambolescos. El mago del Neorrealismo, que tantas veces se llamó Alberto en la pantalla, buscó enconadamente la sonrisa del espectador. Prescindió de disfraces sofisticados y máscaras impersonales para llegar al corazón y al cerebro del público inclinándose por un refinado proceso de creación.
 
     En la filmografía de Sordi se arraciman los indolentes -‘El jeque blanco’-; parásitos -‘Los inútiles’-; pusilánimes -‘El matrimonio’-; inmaduros -‘Un americano en Roma’-; cobardes -‘Mi hijo Nerón’-; vagos -‘El guardia’-; desaprensivos -‘El juicio universal’-; torpes -‘Los signos del Zodíaco’-; estafadores -‘Bertoldo, Bertoldino y Cacasenno’-; hipócritas -‘El moralista’-, ambiciosos -‘El especulador’-. Con la misma eficacia se volcó en los prototipos virtuosos: el periodista coherente de ‘Una vida difícil’-; el vitalista en ‘Los complejos’ y el padre generoso en ‘El taxista’, ‘Un burgués pequeño, muy pequeño’ y ‘Las vacaciones inteligentes’.
 
   La lista de profesionales con los que colaboró es vertiginosa. Rodó a las órdenes de Fellini, De Sica, Comencini, Scola, Monicelli, Risi, Lattuada y Steno. Mantuvo duelos con Gassman, Totó, Manfredi, Tognazzi, Mastroianni, Fabrizi, De Filippo, Cotten y Niven. Dio la réplica a divas como Loren, Mangano, Vitti, Masina, Pampanini, Koscina, Winters, Davis y Swanson.


   Profesionalmente, no sufrió mayor revés que la falta de reconocimiento a su vertiente de director después de haber firmado filmes extraordinarios como ‘Esa rubia es mía’, ‘Amor mío, ayúdame’ y ‘Yo sé que tú sabes que yo sé’.
 
Políticos y periodistas de ideologías contrarias como Andreotti, Diliberto, Bertinotti y Scalfari lamentaron al unísono la pérdida del mito. Cumplida una década de su desaparición, perdura el icono de un joven con camiseta blanca. No se trata del devastador Brando-Kowalski de Nueva Orleáns. Es el ingenuo Sordi-Moriconi apurando un plato de espagueti en la vieja Roma. Ciao Alberto!
video
Alberto Sordi como
Guglielmo 'Il Dentone'
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  
 
 
  

'ALBERTONE',
ALBERTO SORDI,
15-VI-1920, Roma, Italia/25-II-2003, Roma, Italia. Actor, realizador y guionista cinematográfico. 

El texto que acompaña a este artículo fue publicado por MARIAN PIDAL el 26 de febrero de 2013 en el periódico 'El Comercio', de Gijón, España.
 

BIOGRAFÍAS: EL POLACO GOYENECHE.

EL POLACO GOYENECHE  



MARIAN PIDAL




 
        El tango tiene algo que conmueve más allá de lo imaginable. Posee pasión y autenticidad. Desprende melancolía y lamento piantao. Dibuja en instantes el mareo de una curda y el reproche de un bacán. Tiene trasfondo de boliche, dureza de adoquín y hastío de arrabal. Puede ser tan triste como la vida; como la cortina rasgada de un cafetín que oculta al gavilán y adormece el contoneo crepuscular de una percanta que se cree piba. Parece alérgico a la alegría, forzado a convertirse en asilo infinito de dolientes, nostálgicos y taciturnos.


      Algo tiene el tango que lo hace inmortal. Tiene poetas, compositores, tañedores, bailarines y cantantes; decenas de nombres que lo llevaron en volandas desde las academias del suburbio a los teatros de prestigio. Talentos iluminados que, traspasando el origen popular, ensamblaron el candombe, la habanera, la milonga, el chotis, la polka, el vals y algunos aires criollos. Gardel, Cadícamo, Discépolo, Manzi, Pugliese, Le Pera, Stampone, Grela, Expósito, Ruiz, Sosa, Ferrer, Troilo, Piazzolla. Y Goyeneche.
 


     Roberto Goyeneche, descendiente de vascos, nació en el municipio argentino de Urdinarrain el 29 de enero de 1926. Por su pelo rubio y sus ojos azules, de niño le llamaban ‘Canario’, el cantor Ángel Díaz le apodó ‘Polaco’ dejando para la historia el seudónimo con el que cariñosamente se le conoció el resto de su vida. Goyeneche fue siempre de carácter afable. Un hombre íntegro que resumía su existencia con la frase ‘menos robar, hice de todo’. Fanático del Platense hasta la extenuación, enamorado de la ornitología, conversador impagable y fumador compulsivo, fue la referencia de un tango inimitable y revolucionario. La familia Goyeneche se establece en el barrio bonaerense de Saavedra. La prematura muerte del padre obliga a Roberto a abandonar los estudios. Comienza a trabajar como chófer de colectivo para ganar un jornal.
 

     Sobre la infancia y primera juventud de Goyeneche corren versiones contradictorias pero hay unanimidad al considerar que su primera actuación destacada tuvo lugar en 1944 cuando ganó un concurso para cantantes noveles. Su destino como vocalista de orquesta estaba trazado. Cantaría con los conjuntos de Kaplún, Salgán, Pontier, Stampone, Troilo y Piazzolla, entre otros. En la década de los cincuenta vivió una etapa de extraordinaria creación y lucidez al lado de Aníbal Troilo ‘Pichuco’. El gordo ‘Pichuco’, al bandoneón, y El Polaco, garganta de arena, glorificaron el tango y sellaron grabaciones memorables aún no superadas. Ahí están ‘La última curda’, ‘Fueye’, ‘Tinta roja’, ‘Sur’. Tremendo.
 

     El estilo vocal de El Polaco se sublima cuando desafía la métrica y estira y dobla las líneas divisorias. Ajeno a las normas establecidas, conduce el texto a su antojo; gambetea las leyes del compás y canta hasta cuando calla. Su voz es puro sentimiento, prodigio de dramatización, equilibrismo vocal innato. Grande, Polaco. Goyeneche fue un inconformista. Deudor de la estética gardeliana y respetuoso con los clásicos, tuvo la intrepidez de grabar ‘Balada para un loco’, el controvertido tema de Astor Piazzolla. La admiración que vocalista y compositor se profesaban cristalizaría en la grabación de piezas míticas como ‘Chiquilín de Bachín’, ‘Cambalache’ y ‘El gordo triste’. Indescriptible, Polaco.

 
   Desgastado por el tabaco, enjuto, casi quebradizo, Roberto Goyeneche falleció en Buenos Aires el 27 de agosto de 1994. En alguna parte resonaron los versos ‘Qué noche llena de hastío y de frío’, de ‘Garúa’. El tango se puso de pie para cantarle ‘Afiches’, ‘Naranjo en flor’, ‘La casita de mis viejos’, ‘Los mareados’, ‘Malena’, ‘Melodía de arrabal’, ‘Pedacito de cielo’, ‘Olvido’, ‘El pescante’, ‘Pa lo que te va a durar’, ‘Uno’, ‘Cafetín de Buenos Aires’, ‘La vi llegar’ y ‘No nos veremos más’. Polaco, ¡vos sos lo más; vos sos Gardel!
 

video
 'Cambalache'   
 
'EL POLACO',
ROBERTO GOYENECHE,
29-I-1926, Buenos Aires, Argentina/27-VIII-1994, Buenos Aires, Argentina. Cantante de tangos.

El texto que acompaña a este artículo fue publicado por MARIAN PIDAL para 'El Comercio', periódico de Gijón, España.

MÚSICA ANTOLÓGICA: AMÁLIA RODRIGUES. 'UMA CASA PORTUGUESA'.

 
Amália Rodrigues, la emperatriz del fado
 

 
 

MARIAN PIDAL


  

 
 
 
 
video
'Uma casa portuguesa'


 
'Uma casa portuguesa'

Numa casa portuguesa fica bem
pão e vinho sobre a mesa.
e se à porta humildemente bate alguém,
senta-se à mesa co'a gente.
Fica bem esta franqueza, fica bem,
que o povo nunca desmente.
A alegria da pobreza
está nesta grande riqueza
de dar, e ficar contente.

Quatro paredes caiadas,
um cheirinho á alecrim,
um cacho de uvas doiradas,
duas rosas num jardim,
um São José de azulejos
mais o sol da primavera,
uma promessa de beijos
dois braços à minha espera...
É uma casa portuguesa, com certeza!
É, com certeza, uma casa portuguesa!
 
No conforto pobrezinho do meu lar,
há fartura de carinho.
e a cortina da janela é o luar,
mais o sol que bate nela...
Basta pouco, poucochinho p'ra alegrar
uma existência singela...
É só amor, pão e vinho
e um caldo verde, verdinho
a fumegar na tigela.
 

Quatro paredes caiadas,
um cheirinho á alecrim,
um cacho de uvas doiradas,
duas rosas num jardim,
um São José de azulejo
sob um sol de primavera,
uma promessa de beijos
dois braços à minha espera...
É uma casa portuguesa, com certeza!
É, com certeza, uma casa portuguesa!


 
 

 'AMÁLIA RODRIGUES',
AMÁLIA DA PIEDADES REBORDAO RODRIGUES,
23-VII-1920, Lisboa, Portugal/6-X-1999, Lisboa, Portugal. Fadista.

LA PINACOTECA DE MIS SUEÑOS: EUGÈNE DELACROIX. CHOPIN.

Chopin según Delacroix





MARIAN PIDAL




Eugène Delacroix


'El talento hace lo que quiere, el genio sólo lo que puede': Eugène Delacroix.
 
'Toda dificultad eludida se convertirá más tarde en un fantasma que perturbará nuestro reposo': Frédéric Chopin.


                        'Retrato inacabado de Chopin', 1838

     El pintor romántico Eugène Delacroix captó magistralmente el alma atormentada de Chopin en un retrato realizado en la primera mitad del siglo XIX.

Eugène Delacroix: 26-IV-1798, Charenton-Saint-Maurice, Francia/13-VIII-1863, Paris, Francia. Pintor.
 
Frédéric Chopin: 1-III-1810, Gran Ducado de Varsovia, Polonia/17-X-1849, París, Francia. Pianista y compositor.

RISOTERAPIA: EDITH PIAF.


Edith Piaf, la sonrisa y el lamento  





MARIAN PIDAL



 
'Cantar es una forma de escapar, es otro mundo': Edith Piaf.
 
 

 



 
'EDITH PIAF',
EDITH GIOVANNA GASSION, 
19-XII-1915, París, Francia/10-XI-1963, Plascassier, Francia. Cantante.
 
Hastiada de ver día tras día miradas adustas y recelosas, he decidido crear la sección 'Risoterapia'. Sé que la vida nos golpea a veces con tanta saña que resulta imposible esbozar siquiera una sonrisa. Pero cuando las cosas mejoran conviene recordar que un gesto amable es una buena tarjeta de visita. Incluso, para los necios que confunden la amabilidad con la falta de carácter.