domingo, 29 de marzo de 2015

OPINIÓN: JAVIER FERNÁNDEZ, CAMPEÓN DEL MUNDO DE PATINAJE ARTÍSTICO.

Javier Fernández, el mejor patinador español de la Historia
 
 


MARIAN PIDAL
 
 
 
 
'Sé lo que tengo que hacer y cómo. Los primeros saltos marcan la diferencia. Creo que si hago los tres primeros bien tengo la mitad del programa': Javier Fernández.

       En mi país el deporte más practicado y aplaudido es la envidia. Le siguen muy de cerca la ineptitud y el egocentrismo.

        Mi tierra, devastada cultural y pedagógicamente, está dirigida por  ilustres cerebros  que hasta hace poco se jactaban de nuestros gloriosos triunfos deportivos; algunos, ciertamente indiscutibles. Pero, cuando se carece de luces y de buena voluntad, el talento escondido entre las manifestaciones culturales y deportivas de carácter minoritario, cae en el más absoluto de los desprecios.

       ¿Para qué apoyar lo que no jalearán las masas? No. La cuestión es generar portadas grandilocuentes y pavonearse en los palcos cuando los éxitos se dan por seguros.

          Hoy, me siento reconfortada por los triunfos de un joven madrileño, desconocido para millones de compatriotas, que ha pisado lo más alto del podium como campeón del mundo y de Europa en la modalidad de patinaje artístico: Javier Fernández.       
 
       Tras un intenso y duro deambular por varios países, recaló en Toronto bajo la tutela del entrenador y antiguo medallista olímpico Brian Orser. El técnico dirige al mismo tiempo las trayectorias de Javi y de su más directo rival: el japonés Yuzuru Hanyu, también un portento.

       Lo sorprendente, y no debería serlo, es que Brian en lugar de enfrentar a dos titanes sembrando cizaña, trabaja para que además de compañeros sean amigos y para que la competencia entre ambos se traduzca en respeto y admiración.

        Cuando en un mal día Yuzuru comprendió que Javier podía arrebatarle un título, en un gesto inimaginable en otros deportes, lanzó un grito de ánimo a su contrincante que recorrió como un trueno la pista y emocionó a los espectadores. Eso se llama DEPORTIVIDAD o FAIR PLAY.

         No quiero olvidarme de otros prodigios españoles forzados a dejar su tierra por falta de apoyos o decisiones erróneas. Ahí están la grandiosa nadadora Mireia Belmonte y el inconmensurable piragüista David Cal, poseedor del mayor número de medallas olímpicas del deporte español.

         Finalmente, 'mi más sincera gratitud' al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España por ostentar el 'envidiable' mérito de convertir en un erial todo lo que está a su alcance.
 

video
Actuación con la que Javier Fernández se proclamó
Campeón del Mundo en 2016
 
 
 
video
Otra ejecución soberbia
 
  
Galería Fotográfica
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  
 
 
 
 
 
 
 
 
Javier Fernández López: 15-IV-1991, Madrid, España. Patinador sobre hielo.