domingo, 31 de mayo de 2015

BIOGRAFÍAS: THE ANDREWS SISTERS.

THE ANDREWS SISTERS, LAS NOVIAS DEL SWING   



MARIAN PIDAL




Reinas del Swing  

       LaVerne, Maxene y Patty Andrews se convirtieron en las novias de América cuando en los años cuarenta pasaron de ser un trío vocal prometedor a consagrarse como el grupo con mayor tirón en el panorama musical de Estados Unidos. Nacieron en Minnesota, en las frías tierras del norte de Estados Unidos abonadas para el folk, pero prefirieron vivir en la cálida California y cambiar el sentimiento profundo de la música rural por el exotismo de la rumba, el mambo y el calypso. 
 
 
       Nadie les regaló nada. Encabezaron las listas Billboard sin olvidar la incertidumbre de la vida en la carretera esperando una oportunidad que, forzosamente, tendría que llegar. Poseían talento, voces privilegiadas, sentido innato del ritmo, afinación perfecta, presencia física y glamour.
 
 
 
       La consigna ‘mejor si todo queda en casa’ motivó a muchas familias de músicos que, acostumbrados a trabajar desde edades tempranas, hacían del escenario un hogar. Cantaban y bailaban con total espontaneidad y solo se desmembraban cuando los intereses económicos o los egos desmesurados podían más que los lazos de sangre. El impacto de algunas sagas musicales creó tendencia y, casi siempre, fue algo más que una moda. Qué decir de clanes como The Mills Brothers, Anointed Brown Sisters, The Chambers Brothers, The Jackson Five, The Isley Brothers, Gibson Brothers, The Everly Brothers, The McGuire Sisters, The Avett Brothers, The Carter Family, The Bellamy Brothers, The Allman Brothers, The Carpenters, Bee Gees, The Kelly Family, los hermanos Brecker y los Marsalis. Y tantos otros.
 
 
       Influenciadas por el estilo de Ella y Tormé, The Andrews Sisters encontraron el patrón a seguir en las tres hermanas Boswell, dominadoras de los secretos del scat y reconocidas jazzistas. Sin duda, hay mucho de las Boswell en las Andrews. La forma de arrastrar los acordes, las variaciones repentinas de tempo, la naturalidad para atacar los cambios de tono y la sutileza peculiar para rellenar los acordes jugando con el volumen.
 
 
       Las hermanas Andrews no fueron un mero capricho de las audiencias. Se codearon con Bing Crosby, Dany Kaye, Les Paul, Glenn Miller, Larry Rich, Bud Abbott, Lou Costello y Carmen Miranda. Se pasearon, desparramando entusiasmo y delirio, por los shows de televisión y radio más aplaudidos y los auditorios de mayor prestigio. Rodaron para la Universal, la Warner y la Disney mientras coleccionaban premios y homenajes. Con una sonrisa que parecía eterna, se convirtieron en el sueño y la esperanza de los soldados movilizados durante la Segunda Guerra Mundial. Tomaron melodías de inspiración popular de todos los rincones del mundo y les dieron la vuelta hasta convertirlas en el mejor swing. Bailaron e hicieron bailar con frenesí boogies, polkas, y country.
 

       Los días de vino y rosas se esfumaron con la crisis de los cincuenta; vamos, de la década de los cincuenta. Patty, líder y solista, forzó la separación para iniciar una carrera en solitario. Todo cambió. Enfermedades, intentos de suicidio, demandas, reconciliaciones puntuales y nuevos proyectos en común. Las tres siguieron trabajando con suerte desigual hasta el fallecimiento de LaVerne en 1967. Maxene murió en 1995.
 
video
'Gimme Some Skin, My Friend'
 
       Patty Andrews cumplirá el 16 de febrero noventa y cinco años. Vive entre el recuerdo y la nostalgia, alejada de cualquier vínculo con el espectáculo. Le quedan, y a nosotros también, decenas de canciones deliciosas que siempre merece la pena recordar. Difícil resistirse al encanto de 'Bei Mir Bist Du Schön', 'Beer Barrel Polka', 'Mister Sandman', 'Boogie Woogie Bugle Boy', 'I Can Dream, Can't I?', 'Pistol Packin’ Mama', 'Rum and Coca Cola' y 'Three Little Sisters'. LaVerne, Maxene y Patty, tres chicas de oro.
 
El texto que acompaña a este artículo fue publicado por MARIAN PIDAL el 29 de enero de 2013 en el periódico 'El Comercio', de Gijón, España.