miércoles, 9 de septiembre de 2015

DE TODO UN POCO: TABACO Y CINE.

COMO HUMO SE VA ...




MARIAN PIDAL






     Eran otros tiempos y a casi nadie parecía preocuparle el efecto nocivo que el tabaco producía.

    Por entonces, cuando fumar un cigarrillo, aspirar una boquilla, paladear una pipa, degustar un puro o abstraerse en el humo caprichoso aportaba glamour, rebeldía, caché, perversión, misterio y un sinfín de sensaciones, el público tenía ante los ojos instantáneas como las que siguen: