miércoles, 12 de abril de 2017

DE TODO UN POCO: DE CANES Y SUS CIRCUNSTANCIAS.

CANES Y HUMANOS
AMORES INCONDICIONALES  



MARIAN PIDAL




 
Dedicado a mis amigas y amigos de Blog y de Facebook
 
   Habrá quien piense que los canes no son los mejores amigos de los seres humanos. No faltará quien afirme que son buenos amigos por su obediencia y por su falta de réplica verbal ante situaciones que les desagradan. Habrá tantas opiniones ...
 
  Pero quien ha convivido con perros pasa por experiencias únicas, asombrosas. Los estrechos lazos que unen a los perros con sus 'dueños' se convierten en pura camaradería. La mascota desaparece y surge el compañero; el cómplice; el guardián de nuestros sueños.
 
  Los perros, sin renunciar a su carácter personal, nos brindan lealtad, empatía, cariño, protección, alegría, guía, auxilio, coraje, ternura ... Nunca nos olvidan y jamás nos abandonan. Adivinan nuestros pensamientos y comparten nuestros estados de ánimo. En definitiva, nos hacen mejores.
 
  En esta entrada incluyo fotografías, pintura, dibujos, música, películas, cine, y literatura, relacionada con estos maravillosos animales.
 
Abraham Lincoln
 
Billie Holiday


Frank Sinatra

Halle Berry
 
 Idéfix
 
 
Johnny Depp

Pintura de Claude Monet

José Saramago

Helen Keller

Nelson Mandela


Pluto

 


Xavier Cugat

 


Cary Grant
 
Coco Chanel
 
Edward Grieg
 
Rin Tin Tin
 
Françoise Sagan
 
Díaz Benítez e Idena

Cuadro pintado por Andy Warhol
 
Anna Magnani 
 
Benito Pérez Galdós
 
Ferrucio Bussoni 
 
Golfo y Reina
 
Frida Kahlo 
 
Isabel de Inglaterra 
 
John Cheever
 
'Las Meninas', obra de Diego Velázquez
 
 
video
'Callejero', 
canción interpretada por 
 Alberto Cortez
 
'Callejero'
 
 Era callejero por derecho propio
su filosofía de la libertad
fue ganar la suya sin atar a otros
y sobre los otros no pasar jamás.
 
Aunque fue de todos nunca tuvo dueño
que condicionara su razón de ser
libre como el viento era nuestro perro
nuestro y de la calle que lo vio nacer.
 
Era un callejero con el sol a cuestas
fiel a su destino y a su parecer
sin tener horario para hacer la siesta
ni rendirle cuentas al amanecer.
 
Era nuestro perro y era la ternura,
esa que perdemos cada día más
y era una metáfora de la aventura
que en el diccionario no se puede hallar.
 
Era nuestro perro porque lo que amamos
lo consideramos muestra propiedad
y era de los niños y del viejo Pablo
a quien rescatara de su soledad.
 
Era un callejero y era el personaje
de la puerta abierta en cualquier hogar
y era en nuestro barrio como del paisaje
el sereno, el cura y todos los demás.
 
Era el callejero de las cosas bellas
y se fue con ellas cuando se marchó
se bebió de golpe todas las estrellas
se quedó dormido y ya no despertó.
 
Nos dejó el espacio como testamento
lleno de nostalgia, lleno de emoción
vaga su recuerdo por los sentimientos
para derramarlos en esta canción.
 
Janis Joplin
 
Alfred Hitchcok
 
Bolt
 
Lady Gaga
 
 
 
Pablo Picasso 
 
Cuadro pintado por Paul Gauguin 
 
Stephen King
 
Laika
 
Winston Churchill
 
Xavi Hernández
 
Maria Callas
 
Leonardo Di Caprio 
 
Milú
 
José Feliciano
 
Clint Eastwood
 
Edward Elgar
 
D'Artacán
 
Ann Patchett 
 
Lionel Messi
 
Retrato pintado por Francisco de Goya
 
Louis Armstrong
 
Lassie
 
 Serafín Zubiri
 
Cuadro de Jan Van Eyck 
 
Amy Tan 
 
Humprey Bogart
 
Snoopy
 
Agatha Cristie
 
Richard Wagner 

Películas imprescindibles, por orden alfabético:   

'Bajo Cero'/'Rescate en la Antártida', Frank Marshall;
'Beethoven', Briant Levant;  
'Bolt', Byron Howard, Chris Williams;
'101 Dámatas', Clyde Geronimi, Wolfgang Reitherman;
'Colmillo Blanco', Randal Kleiser;
'El último cazador', Daniel Nettheim;
'Frankenweenie', Tim Burton;
'La dama y el vagabundo', Clyde Geronimi, Wilfred Jackson, Hamilton Luske
'Las nuevas aventuras de Rin Tin Tin', Danny Lemer;
'La verdad sobre perros y gatos', Michael Lehmann;
'Lassie, la cadena invisible', Fred M. Wilcox;
'Mi perro Skip', Jay Russell;
'Siempre a tu lado', Lasse Hallström;
'Socios y sabuesos', Roger Spottiswoode;
'Un hombre y su perro', Francis Huster;
'Una pareja de tres', David Frankel.
 
Pablo Neruda
 
Rihanna
 
Rufo, el perro ovetense
 
Mark Twain
 
Michelle Obama
 
José Mujica
 
Literatura imprescindible, por orden alfabético:

'Charlas con Troylo', Antonio Gala;
'Colmillo Blanco', Jack London;
'Corazón de perro', Mijaíl Bulgákov;
'Cujo', Stephen King;
'El coloquio de los perros', Miguel de Cervantes;
'Faycán: Memorias de un perro vagabundo', Víctor Doreste;
'La ciudad de los perros', Mario Vargas Llosa;
'Mi perra Tulip', Joseph R. Ackerley;
'Tombuctú', Paul Auster.
 
Antonio Gala
 
Audrey Hepburn
 
Jim Carrey
 
Scooby Doo
 
Lena Horne
 
Ryan Gosling
 
Tennessee Williams
 
Will Smith
 
 
AMIGOS DE MIS AMIGOS
 
'PEP',
de Paquita, Gabriel y Catiana
 
'KIRA',
de Felipe Turienzo
 
'XANA', 'SIDRA', 'INA', 'NELA' Y 'JANDRA',
de Marta Blanco
 
'DICK',
de Jean Marie LR
 
'YIRO',
de Jean Marie LR
 
'LENA',
de Sara Turienzo
 
'GALA',
de Susana Fernández
 
'LANA',
de Merced, Elisa y Juan
 
'AERYS', CON 'BOLA' Y 'MICKI',
de Maite Capín
 
'LENON',
de Tere Rojo
 
'GRAN GATSBY',
de Paloma Estrada
 
'LUNA',
de Julia Àlvarez y Julia Menéndez
 
'LUNA',
de Julia Àlvarez
 
'PIPA',
de Begoña Morales
 
'CORA',
de Elena Asperilla
 
'PEPE',
de Ross Gala
 
'LUNA',
de Ángela Lana
 
'MAMI',
de Clara Huete
 
'JOLIE',
de Clara Huete
 
'CHOLO' y 'HUGO',
de Belén Pino
 
'CHOLO',
de Belén Pino, junto a Frank de la Jungla
 
'NANO',
de Carmen García
 
'Elegía en la muerte de un perro'  
Miguel de Unamuno
 
La quietud sujetó con recia mano
al pobre perro inquieto,
y para siempre
fiel se acostó en su madre
piadosa tierra.
 
 
Sus ojos mansos
no clavará en los míos
con la tristeza de faltarle el habla;
no lamerá mi mano
ni en mi regazo su cabeza fina
reposará.
 
 
Y ahora, ¿en qué sueñas?
¿dónde se fue tu espíritu sumiso?
¿no hay otro mundo
en que revivas tú, mi pobre bestia,
y encima de los cielos
te pasees brincando al lado mío?
 
 
¡El otro mundo!
¡Otro ... otro y no éste!
Un mundo sin el perro,
sin las montañas blandas,
sin los serenos ríos
a que flanquean los serenos árboles,
sin pájaros ni flores,
sin perros, sin caballos,
sin bueyes que aran ...
 
 
¡El otro mundo!
¡Mundo de los espíritus!
Pero allí ¿no tendremos
en torno de nuestra alma
las almas de las cosas de que vive,
el alma de los campos,
las almas de las rocas,
las almas de los árboles y ríos,
las de las bestias?
 
Allá, en el otro mundo,
tu alma, pobre perro,
¿no habrá de recostar en mi regazo
espiritual su espiritual cabeza?
La lengua de tu alma, pobre amigo,
¿no lamerá la mano de mi alma?
 
¡El otro mundo!
¡Otro ... otro y no éste!
¡Oh, ya no volverás, mi pobre perro,
a sumergir los ojos
en los ojos que fueron tu mandato;
ve, la tierra te arranca
de quien fue tu ideal, tu dios, tu gloria!
 
Pero él, tu triste amo,
¿te tendrá en la otra vida?
¡El otro mundo! ...
¡El otro mundo es el del puro espíritu!
¡Del espíritu puro!
¡Oh, terrible pureza,
inanidad, vacío!  
 
¿No volveré a encontrarte, manso amigo?
¿Serás allí un recuerdo,
recuerdo puro?
Y este recuerdo
¿no correrá a mis ojos?
¿No saltará, blandiendo en alegría
enhiesto el rabo?
¿No lamerá la mano de mi espíritu?
¿No mirará a mis ojos?
 
Ese recuerdo,
¿no serás tú, tú mismo,
dueño de ti, viviendo vida eterna?
Tus sueños, ¿qué se hicieron?
¿Qué la piedad con que leal seguiste
de mi voz el mandato?
 
Yo fui tu religión, yo fui tu gloria;
a Dios en mí soñaste;
mis ojos fueron para ti ventana
del otro mundo.
¿Si supieras, mi perro,
qué triste está tu dios, porque te has muerto?
 
¡También tu dios se morirá algún día!
Moriste con tus ojos
en mis ojos clavados,
tal vez buscando en éstos el misterio
que te envolvía.
Y tus pupilas tristes
a espiar avezadas mis deseos,
preguntar parecían:
¿Adónde vamos, mi amo?
¿Adónde vamos?
 
El vivir con el hombre, pobre bestia,
te ha dado acaso un anhelar oscuro
que el lobo no conoce;
¡tal vez cuando acostabas la cabeza
en mi regazo
vagamente soñabas en ser hombre
después de muerto!
¡Ser hombre, pobre bestia!
 
Mira, mi pobre amigo,
mi fiel creyente;
al ver morir tus ojos que me miran,
al ver cristalizarse tu mirada,
antes fluida,
yo también te pregunto: ¿adónde vamos?
 
¡Ser hombre, pobre perro!
Mira, tu hermano,
ese otro pobre perro,
junto a la tumba de su dios, tendido,
aullando a los cielos,
¡llama a la muerte!
 
Tú has muerto en mansedumbre,
tú con dulzura,
entregándote a mí en la suprema
sumisión de la vida;
pero él, el que gime
junto a la tumba de su dios, de su amo,
ni morir sabe.
 
Tú al morir presentías vagamente
vivir en mi memoria,
no morirte del todo,
pero tu pobre hermano
se ve ya muerto en vida,
se ve perdido
y aúlla al cielo suplicando muerte.
 
Descansa en paz, mi pobre compañero,
descansa en paz; más triste
la suerte de tu dios que no la tuya.
Los dioses lloran,
los dioses lloran cuando muere el perro
que les lamió las manos,
que les miró a los ojos,
y al mirarles así les preguntaba:
¿adónde vamos?
 
Miguel de Unamuno, recostado, en compañía de amigos.
A la izquierda, el perro Barry, inspirador del poema
'Elegía en la muerte de un perro'