jueves, 28 de agosto de 2014

ESCULTURAS VIVAS: 'VENUS DE WILLENDORF' Y OTRAS BELLEZAS PREHISTÓRICAS. .

EL SECRETO  
DE LA
VENUS DE WILLENDORF


MARIAN PIDAL



     En el yacimiento de Willendorf, próximo al río Danubio a su paso por Austria, el arqueólogo Josef Szombathy descubrió en 1908 una minúscula escultura de alrededor de 11 centímetros realizada durante el Paleolítico Superior; es decir, entre los años 22.000 y 24.000 antes de Cristo. La figurita está esculpida en piedra caliza y contiene restos de policromía en ocre rojo. 
 
     Una vez realizado el hallazgo se desataron las conjeturas acerca de su significado a lo que contribuyeron, sin duda, sus rasgos anatómicos notablemente peculiares.
 
     La figura representa a una mujer -cuyo rostro se esconde tras un entramado de signos geométricos- con exagerados atributos femeninos: enormes pechos; abdomen y vientre abultados, y protuberantes nalgas.


 Museo de Historia Natural de Viena
 
     Era inevitable relacionarla con un culto ancestral a la fertilidad, probablemente un tributo a la diosa que propiciaba el milagro de la fecundación. Más que posible. También parecía obligado apostar por las teorías que la vinculaban a un ideal de belleza en el que la gordura era sinónimo de vigor y salud. ¿Por qué no? Recordemos a las mujeres pintadas miles de años después por Rubens.
 
     Talismán o elemento de culto a lo inexplicable, el apelativo de Venus es más que acertado por cuanto los cánones de belleza son caprichosos y abarcan desde la obesidad mórbida en algunos países africanos hasta la actual androginia imperante en la sociedad de consumo.
 
    Siglos después de su aparición, la Venus de Willendorf sigue preservando su secreto.
 
Venus de Willendorf
 
Otras bellezas prehistóricas:
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario